Innovación israelí (52). Científicos de Israel, Irán y Pakistán desarrollan acelerador de partículas

Científicos de Israel, Irán y Pakistán desarrollan acelerador de partículas. Científicos israelíes participarán junto a colegas procedentes de Pakistán, Irán, Egipto y Jordania, en un proyecto de 100 millones de dólares para desarrollar el nuevo acelerador de partículas del Medio Oriente, llamado Sincrotrone-Light o SESAME.

La construcción del sitio, que debería ser inagurado oficialmente la próxima primavera en la ciudad montañosa de al-Balqa, al noroeste de Amman, y los primeros experimentos deberían tener lugar en otoño.

Los miembros de SESAME son Irán, Pakistán, Israel, Turquía, Chipre, Egipto, la Autoridad palestina, Jordania y Bahrein -un grupo de entre los cuales el malestar diplomático está difundido: Irán y Pakistán no reconocen a Israel, por ejemplo, ni Turquía reconoce a Chipre.

Se trata, en todo caso, de un ambicioso proyecto de cooperación que está funcionando muy bien.

Estas son las palabras de Giorgio Paolucci, director científico de SESAME: “Estamos cooperando muy bien juntos. Este es el sueño“.

El propósito de SESAME es el de “promover la excelencia científica y tecnológica en Medio Oriente y en los países vecinos” y prevenir o invertir la fuga de cerebros regionales. Este proyectos pueden alcanzarse únicamente permitiendo la investigación científica a nivel mundial, tocando temas como la biología, arqueología y ciencias médicas, física, química y muchas más cosas.

Publicado el 4-10-2016 en la web “siliconwadi.it”. Traducido por Administrador, aquí puede verse el original.

Para ser amados hace falta mantener un poco de misterio

 

FILIPPO CUSUMANO

Me reencuentro entre las manos con un viejo ensayo de Samuel Beckett sobre Proust de 1931: breve, pero llenísimo de cosas interesantes y de observaciones pertinentes. Me impactan en particular algunas consideraciones en relación al tema de los hábitos en Proust.

El hábito -nos explica Beckett- es para Proust embotamiento y alineación: aturde la sensibilidad del hombre, limita su capacidad para comprender lo existente. La vida, de hecho, oscila entre dos extremos: el Aburrimiento, que es el resultado del Hábito, y el Dolor, que es el resultado de la evasión del hábito.

Probemos ahora a leer, junto a Beckett y a la luz de esta premisa, el acontecimiento amoroso que , en la Recherche, liga al narrador con Albertine .

El Narrador encuentra a Albertine en la playa de Balbec.

Es una aparición fulgurante, la irrupción en la monotonía de la vida de todos los días de un ser prodigioso e inesperado. Y en ese despegarse de la vida de todos los días, del Aburrimiento y del Hábito, está el Dolor. Porque de ese radiante mundo de “las muchachas en flor” de la que Albertine es la gemma más bella, el Narrador se siente excluido.

Cuando incluso Albertine deja de ser inaccesible a él, mostrándose incluso disponible a una cohabitación, cuando su presencia se convierte en Hábito, el Narrador deja de amarla y de sufrir por ella.

Es entonces abrumado por el aburrimiento, por el deseo de verla salir de su casa.

Albertine es en aquel momento algo conocido, el Narrador conoce sus vicios lingüísticos, sus pequeñas manías, cree saber todo de ella, piensa que ya no puede ser una fuente de emociones. Pero basta una pequeña mentira de Albertine para que ella retome su misterio, vuelva a ser “nueva” e insondable.

“Cada palabra, cada gesto de Albertine -nos dice Beckkett- están atrapados en el vórtice de los celos y de la sospecha, traducidos y mal traducidos, interpretados y malinterpretados”.

A efectos prácticos, Proust (y Beckett) ¿qué nos dicen?

Que para ser amado debemos mantener un poco de misterio, ser en alguna medida no conocidos hasta el fondo, no completamente previsibles.

Podemos, tomando inspiración en la Recherche, probar a imaginar dos tipologías de comportamiento:

-el Prisionero: aquel que se entrega completamente a su amado, disponible y dócil, privado de gritos de asombro y de incógnitas, totalmente transparente en los actos y en los deseos;

-el Fugitivo: aquel que siempre se sustrae, que no se deja poseer enteramente, aquel que sabe que -como diría Proust- “se ama verdaderamente sólo aquello que no se posee en el fondo”.

Publicado el 18-5-2017 en la web “glistatigenerali”. Traducido por Administrador; original: aquí.

Brexit, los verdaderos derrotados son los independentistas del UKIP

      

LUIGI DANIELE

Las elecciones en el Reino Unido el próximo 8 de junio serán un momento decisivo de la fase política iniciada hace un año con el referéndum sobre el Brexit, seguramente una de las más complejas que el País haya jamás afrontado. El resultado de aquel referéndum ha obligado a dimitir a David Cameron y ha sancionado el nacimiento del liderazgo de Theresa May, llamada a sustituirlo como primer ministro. Justamente la May, de hecho, ha dado el pistoletazo de salida en marzo de 2017 al proceso de salida de la Unión Europea, invocando el artículo 50 del Tratado de Lisboa, y ha convocado elecciones anticipadas. Pero, fijándose bien en el escenario británico, esta fase ya ha contemplado la desaparición del sujeto político que la ha determinado: el Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) es ahora mismo prácticamente inexistente, tanto en el plano político como en el mediático.

Ciertamente que una tesis de este género puede aparecer como paradoxal, considerando que el principal (prácticamente unico) objetivo de los independentistas está a punto de convertirse en realidad. Pero es necesario mirar con lucidez la génesis del Brexit: cuando, en las elecciones europeas de 2014, el UKIP resultó ser el primer partido, superando increiblemente a conservadores y laboristas, la hipótesis de la salida del Reino Unido de Europa adquiríó una concrección hasta entonces impensable, reforzando también al ala euroexcética del partido conservador y empujando a David Cameron, en 2015, a prometer a los electores la llamada a un referéndum sobre el tema. Básicamente, el UKIP había en aquel momento producido hegemonía cultural euroexcéptica en la política y en la sociedad británica. El resto es historia.

Pero ahora que el resultado ha sido conseguido, el guión se rompe. Nigel Farage, histórico líder del partido, ha dimitido en julio de 2016; desde marzo, el UKIP no tiene más parlamentarios, habiendo Douglas Carswell dejado el partido para representar a su colegio en la Essex como independiente. El mismo Carswell ha acusado recientemente a Farage de haber hecho dirigirse a muchos electores hacia los conservadores y de haber convertido el partido en irrelevante. Las encuestas relegan al UKIP al 5% (Telegraph, 17 de mayo), un porcentaje decididamente irrisorio para el partido que ha determinado una opción tan crucial, tanto más porque con los colegios uninominales existe el riesgo de no obtener ningún parlamentario.

El Brexit será, entonces, con toda probabilidad, gestionado por Theresa May, figura en este momento central, que con las elecciones anticipadas busca reforzar su liderazo en el Partido conservador y obtener la legitimidad política necesaria ante el país para conducir las negociaciones con la Unión Europea. Será interesante ver el resultado de los laboristas, que hoy se presenta como incierto también a causa del liderazgo de Jeremy Corbyn, percidido como excesivamente de izquierdas por algunos. Completan el cuadro los independentistas escoceses, que precisamente sobre la base de su europeismo desearían una nueva llamada a referéndum de independencia, así como los liberaldemócratas, que intentan acreditarse como único polo de representación de aquellos que apoyan el remain, aun a precio de subvertir el éxito del referéndum.

El UKIP, en definitiva, alcanza el objetivo para el que había nacido, pero pasa la pelota a los conservadores, renunciando a gestionar la fase política inagurada por su mismo éxito. A May espera la tarea de llevar al Reino Unido al futuro post-UE y de desatar el nudo entre hard y soft brexit.

Pero más que como fruto de una elección, debe ser visto como la inevitable consecuencia de la naturaleza del UKIP: un single-issue party creado por diletantes de la política que han vencido en el referéndum insistiendo sobre temas de fácil penetración en el electorado (véase la broma del servicio sanitario nacional depauperado por la UE) y sobre la crítica a los partidos tradicionales, pero sin tener en ningún momento un plan de gestión en caso de victoria. El resultado es que el Brexit será gestionado por quien no lo ha elegido, y los únicos que lo han apoyado en el fondo, delegarán en otros la modalidad de cómo llegará.

Del caso UKIP parece que puede extrerse una enseñanza más general: las clases dirigentes improvisadas, carentes de mecanismos de selección y de estructuras consolidadas, arriesgan con desatar procesos que después no saben gestionar. Contentar las pulsiones del electorado tiene, entonces, el único efecto de tomar decisiones fuertes sin tener una idea real de qué sucederá después, y sobre todo sin que aquellos que han empujado para que fueran adoptadas estén dispuestos a asumir la responsabilidad, antes que nada porque no comprenden la complejidad de las dinámicas en las que se mueven. Esto es como para tener en mente, en un periodo en el que se proponen en todas partes soluciones drásticas presentadas como simples y geniales.

Publicado el 16-5-2017 en la web “glistatigenerali”. Traducido por Administrador; original: aquí.

Innovación israelí (51). Alzheimer: una nueva esperanza llega desde Israel

Alzheimer: una nueva esperanza llega desde Israel. Existe una nueva esperanza para los enfermos de Alzheimer. Los científicos de la Universidad de Tel Aviv han desarrollado una nueva forma de tratamiento que repara el gen alterado que causa la enfermedad. Los ratones que han sido tratados con esta metodología han resultado curados.

El tratamiento requiere un nuevo enfoque; se dirige al gen APOE. El gen tiene dos formas: una forma sana llamada APOE3, y una forma patológica relacionada con la enfermedad llamada APOE4. Los investigadores israelíes han desarrollado un enfoque que permite convertir la forma maligna en la buena.

El equipo de investigación está dirigido por el Prof. Daniel M. Michaelson, Director del Eichenbaum Laboratory of Alzheimer’s Research de la Universidad de Tel Aviv.

Estas son las palabras del Prof. Michaelson:

El APOE4 es un objetivo muy importante y poco estudiado. Se encuentra en más del 60% de los enfermos de Alzheimer. Los tratamientos anti-APOE4 tienen, entonces, un fuerte impacto sobre los pacientes”.

La principal diferencia entre la buena forma del gen y la maligna es el modo en que interactúa con los lípidos. Los investigadores han trabajado sobre ratones que presentaban memoria y funciones cognitivas alteradas, notando la presencia del gen defectuoso. A continuación, se han concentrado sobre un modo para mejorar la función del gen, notando que aportaba beneficios a los ratones enfermos.

Es procedente subrayar que no se trata de una cura definitiva contra esta enfermedad, pero el Prof. Michaelson sostiene que esta investigación puede ayudar al desarrollo de tratamientos dirigidos a ganar la batalla contra el Alzheimer.

Publicado en la web “silicowadi.it” el 18-5-2017. Traducido por Administrador; original: aquí.

… Trump

En el film Ta’alat Blaumilch (Canal Blaumilch, leche blue, que podría también significar Blanquiazzurro) de Efraim Kishon (1969), un hombre con la frente color carmesí y cabellos extraños comienza a excavar con un martillo pneumático en Rehov Allenby, en aquella época arteria principal de Tel Aviv. Después de las primeras protestas por el ruido, llega una maleta que parece que se trate de un proyecto, más bien un importante proyecto, un proyecto que cambiará definitivamente la ciudad, que hará de Tel Aviv la nueva Venezia del Medio Oriente. El hombre continúa excavando hasta el mar y el canal se llena de agua. Las autoridades, al principio son contrarias, después tienen dudas, después se dividen políticamente, finalmente se alinean y compiten para atribuirse el mérito del gran proyecto. La policía pone barreras protectoras, llegan reflectores, banderas, se prepara la gran ceremonia de apertura con la banda. Los políticos se pavonean de la espléndida iniciativa y se reparten los dividendos de sus beneficios. Finalmente, un pequeño empleado municipal descubre que el excavador de la frente color carmesí es solo un loco hace muy poco tiempo evadido del vecino hospital psiquiátrico. Corre a avisar, pero nadie lo cree. Mientras tanto, el loco, ofendido porque no ha sido invitado a la ceremonia de apertura, comienza una nueva excavación en la plaza del municipio de Tel Aviv. El pobre empleado, en cambio, es enviado a un manicomio.

La próxima visita a Jerusalém del Presidente Trump recuerda vagamente el guión precedente. En el momento de su elección, Trump ha sido acogido en los ambientes gubernamentales como una especie de Mesías, una ocasión histórica sin precedentes para hacer reconocer finalmente la justa causa de Israel y promover sus políticas en Judea y Samaria sobre la tumba del ahora difunto estado palestino y con la embajada estadounidense ahora instalada en Jerusalém. Enviados especiales y mensajeros crean canales especiales de comunicación con el Presidente para transmitir sus peticiones mesiánico-territoriales. La visita de Trump a Israel es la apoteosis de una nueva era de fervor político e iniciará un estrechísimo abrazo entre Israel y Estados Unidos. La euforia está por las nubes. Y, en cambio, el plan Trump primero casi ignora el día de la Shoah, después hace entender que la embajada por el momento se mantendrá en Tel Aviv, después dice con tono malicioso a Benjamin Netanyahu que también él deberá hacer concesiones (“¿verdad, Bibi?”), después recibe a Abu Mazen, después se permite decir que el Muro de las Lamentaciones es parte de Cisjordania, y finalmente pasa a los rusos informaciones reservadísimas de los servicios secretos israelíes. Alguno aquí comienza a tener dudas sobre el hombre de la frente color carmesí y los extraños cabellos.

(Sergio Della Pergola, Universidad Hebrea de Jerusalém).

Publicado el 18-5-2017 en la web de MOKED – “portale dell ‘ebraismo italiano”. Traducido por Administrador, puede verse aquí el original.

Nietzscheana (72). Obediencia. Hipnotismo

¿No será la obediencia algo así como el hipnotismo? (Filosofía general).

Algo así.

Método para producir el sueño artificial, mediante influjo personal, o por aparatos adecuados”; de tal modo define la RAE qué es “hipnotismo”. Ya saben, la RAE, la Real Academia Española, esa instItución que limpia, fija y da esplendor. Nada menos.

FN no estaba vinculado por los mandatos de la RAE (o, si lo prefieren, sus consejos y sugerencias). FN estaba vinculado por muy pocas cosas (en el sentido de seguidismo). Seguidismo: de las formas más ciegas de obediencia.

La obediencia, Nietzsche dixit, es algo así como el hipnotismo. Y el hipnotismo es un “método”, RAE dixit. Sí: mucho de método vemos en la obediencia, la práctica de aquellos que no han aprendido -o no se han atrevido- a descubrir el gusto de decir “no”. Simple y llanamente: “No”.

Método, pues. Nos habla la definición en los términos siguientes: “mediante influjo personal o por aparatos adecuados”. Aparatos, instrumentos, herramientas (la palabra más de moda que pueda existir). Hablamos, claro, de procedimientos.

Sí: la obediencia es hipnotismo: anularse abúlicamente, dimitir del placer/deber/necesidad de cuestionar, recostarse sobre la pereza mental. Dimitir del ejercicio (también) de la ética.

Obediencia: dispositivo para detentar el poder disfrazándolo tantas veces de ejercicio de la libertad. Negación de lo intrínsecamente humano -sin que idealicemos “lo humano”-. La patética expresión de la falta de respeto por uno mismo.

El pensamiento de la sospecha es una joya del pensar. Decía Hanna Arendt que no hay pensamientos peligrosos, simplemente pensar es peligroso. No correr ese riesgo (y obedecer) … cosa de bárbaros (en el peor sentido). De desaprensivos, “gentes de bien” que solo reciben órdenes. El siglo pasado está lleno de gente que sólo “cumplía órdenes”. Han dejado un mundo en el que la frase “todo es posible” asume connotaciones monstruosas. Podríamos vivir perfectamente sin que todo fuese “tan” posible.

Iusuf al-Qaradawi, el mufti global que divide al Golfo Arábigo

FRANCESCA CARUSO

El predicador egipcio de nacimiento pero qatarí de adopción es una autoridad del mundo sunnita, pero ciertas opiniones políticas suyas han aislado a Doha de Arabia Saudí, Emiratos y Bahrein.

Autor de un centenar de libros, figura clave del islamismo y pop-star televisivo, Iusuf al-Qaradawi es uno de los teólogos sunnitas más importantes del mundo.

Es conocido en las crónicas occidentales por haber emitido una fatwa en la que defendía los ataques suicidas de los palestinos contra Israel y de los iraquís contra las tropas norteamericanas; después por haberse adherido a algunas campañas musulmanas globales, como la de 2006 en la que se hizo portavoz de las protestas contra el gobierno danés y el Jyllands-Posten, el periódico de Copehague que había publicado las ridiculizadoras viñetas sobre Mahoma.

Persona no grata en diversos países occidentales, su inequívoco apoyo a los pueblos de las primaveras árabes le creó muchas enemistades en algunos países del Golfo. Durante mucho tiempo miembro de los Hermanos Musulmanes, al-Qaradawi criticó duramente al ejército egipcio y todos los países que lo apoyan después de la deposición del presidente Morsi – Arabia Saudí y Emiratos Árabes in primis-.

En febrero, durante uno de sus sermones en la mezquita más importante de Doha, definió a los Emiratos Árabes como un “gobierno que va contra las reglas del Islam”, creando un incidente diplomático entre Qatar y los Emiratos. “Todos los gobiernos del Golfo se sostienen sobre una legitimidade que se basa sobre el welfare y sobre el hecho de que ellos son los máximos representantes del Islam: luego, cuando una autoridad religiosa de un pequeño país del Golfo dice que están gobernando contra el Islam, supera el límite permitido”, le explica a LIMES Jacob Skoovgard-Petersen, profesor de Estudios islámicos y árabes en la Universidad de Copenhague y coautor de The Global-Mufti. The phenomenon of Yusul al-Qaradawi.

Los Emiratos le pidieron ya a Qatar una toma de distancia oficial respeto a las prédicas del mufti, pero Doha respondió que “la política exterior del país se expresa exclusivamente por medio de los canales oficiales del Estado”, dando las espaldas a su vecino y remarcando su no-alineamiento con respeto a la represión de los Hermanos Musulmanes.

Este episodio contribuyó a exacerbar las relaciones entre Qatar y Arabia Saudí in primis, seguida de los Emiratos Árabes Unidos y de Bahrein.
En marzo, los 3 países han llamado a sus embajadores en Qatar, acusándolo de no querer adoptar una “política común” con los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG). Además, acusan la Doha de la falta de apoyo a cara descubierta a garantizar “la no-ingerencia en las cuestiones internas de los países miembros, apoyando individuos, organizaciones y medios de comunicación hostiles”.

Al-Qaradawi es obviamente uno de los “individuos hostiles” apoyados por el pequeño emirato, donde el mufti egipcio no sólo vive desde hace más de 40 años, sino que tiene también a su disposición instrumentos potentísimos: la mezquita más importante de la ciudad, donde hacer los sermones, la facultad de Shari ‘a en la universidad de Qatar, de la que es presidente, y una transmisión en Al Jazeera.

En Qatar hago lo que quiero”, le explicó el mufti a Reuters después de lo sucedido. Pero en las últimas semanas algunos periódicos, entre los cuáles al Monitor, han manejado la hipótesis de que el mufti se trasladará a Túnez, nueva fortaleza de los Hermanos Musulmanes. Además, a día de hoy, Qaradawi no volvió aun a hacer sus sermones en la mezquita de Doha por “motivos de salud” ni a comparecer en Al-Jazeera. A un mes de las elecciones presidenciales egipcias, el mufti no perdió la ocasión para criticar al ejército: durante una conferencia en la capital qatarí, lanzó unha fatwa prohibiendo participar en las votaciones y declarando que el general al-Sisi hará precipitar a Egipto en el abismo. “Sissi depuso al presidente electo y tomó el poder injustamente. ¿Cómo se puede votar?” explicó al AFP.

¿Quién es, que piensa y por qué es así de importante Yusuf al-Qaradawi?
Nacido en 1926 en Egipto, al-Qaradawi tiene una formación religiosa clásica: después de los estudios elementales, estudió en el instituto de al-Azhar -uno de los principales centros religiosos para el estudio del Islam- de Tanta (norte del país) y después teología en la universidad de Al-Azhar de Lo Cairo.

Miembro de los Hermanos Musulmanes desde la edad de 14 años, al-Qaradawi acabó en prisión diferentes veces, como muchos afiliados: la última vez fue en 1954, después del intento de asesinato a Nasser, entonces presidente. Una vez liberado, en 1956, enseñó algunos años en una escuela personal, hasta trasladarse definitivamente a Qatar, en 1961. En 1973 volvió a Egipto para defender su tesis de doctorado sobre el papel de la zakat -tributación islámica- en los asuntos sociales modernos: este estudio lo convierte en un importante consultor para el desarrollo de las finanzas islámicas.

En Qatar comenzó enseguida a predicar y dar instrucciones religiosas durante el Ramadán, asumiendo un papel clave en la construcción de un país más moderno, no convertido en independiente sino en 1971. “Fue fundamental cara difundir entre la población una visión más política, más pragmática y menos dogmática del islam wahabita, corriente entonces dominante”, continúa Skovegaard-Petersen. El mufti asumió un papel importante también en la formación del sistema escolástico-religioso del país.
En 1977 fundó la facultad de shari ‘a en la Universidad de Qatar, donde se encontraban estudiosos y activistas, particularmente de la Hermandad Musulmana. Desde aquel momento, Qatar se convirtió en el oasis de refugio de los islamistas. La relación entre al-Qaradawi y los Hermanos Musulmanes fue desde siempre “única”, como se puede leer en el Global Mufti: el predicador sunnita fue capaz contemporáneamente de ser una autoridad de al-Azhar y un miembro de la Hermandad: “todos los otros estudiosos que se adhirieron a los Hermanos antes o después debieron elegir entre trabajar para la organización o ser estudiosos independientes”.
Desde 1997, el mufti es invitado casi todas las semanas en “La sharia y la vida”; cuando se lanzó el programa, al-Qaradawi era ya considerado una de las autoridades religiosas más importantes del mundo musulmán: sus sermones llamaban la atención de millares de personas y sus libros disfrutaban de una indiscutible fama. Al-Mawdudi, uno de los teóricos más importantes del islamismo, sostenía que su libro Fiqh al-Zaqat era “el libro de jurisprudencia más importante del siglo”. En 2002 al-Qaradawi rechazó ser el Guía Supremo de la Hermandad.

Fiel al pensamiento del fundador al-Banna, al-Qaradawi criticó duramente a Sayyid Qutb, uno de los representantes más radicales del movimiento, en parte por sus despiadadas críticas a Occidente. Muchos de sus libros fueron de hecho dedicados a la condición de los musulmanes, proponiendo una actitud más elástica respeto a la de los radicales, que en cambio consideran prohibido vivir en tierras no-musulmanas. Para él, el Islam no es restrictivo. Sino que es por el contrario una religión flexible que tiene en cuenta las circunstancias particulares en las que se encuentran los creyentes. Además, la presencia musulmana puede empujar las conversiones al Islam.

Actualmente al-Qaradawi preside dos instituciones europeas: el European council fore fatwa and research (ECFR) y la International association of muslim scholars (IAMS), que promueven el desarrollo de la jurisprudencia islámica en el mundo contemporáneo, en el que la shari’a corre el peligro de volverse irrelevante. Como muchos radicales, está convencido de que Occidente odia el Islam porque lo considera un potencial peligro a su hegemonía: el modo mejor para derrotar este tipo de “ignorancia” es el diálogo religioso.

Los peligros que amezan la Umma -la comunidad musulmana- son el secularismo, la desintegración y la globalización, que no es otra cosa que una occidentalización del mundo. Pero al contrario que los islamistas, según los cuáles un gobierno islámico es necesario para difundir las enseñanzas islámicas, al-Qaradawi sostiene que un gobierno islámico debe ser civil, y no religioso: fundado sobre las elecciones, con un gobernante venerado, que consulta con los ulema y que actúa con base en la shari’a. “No puede decirse que sea un encarnizado defensor de la democracia, pero para él el parlamentarismo es una buena idea”, continúa Skoovegaard-Petersen. Esto explica en parte por que los países del Golfo lo temen.

Crítico con la jihad ofensiva, al-Qaradawi, de todos modos, habitualmente ha justificado los ataques kamikaze, sosteniendo que son el resultado de una juventud abandonada. “Es un verdadero y auténtico ummista: la primera cosa que un musulmán debe hacer es servir a la comunidad -concluye Skovegaard-Petersen- y es justo por esto por lo que criticó a los gobiernos árabes de Nasser o de Gadaffi: porque no escuchando a su pueblo, no servían a la comunidad”.

Publicado en la revista italiana de geopolítica LIMES el 26/05/2014. Traducido por Administrador. Original: aquí.