Mi Hashomer Hazair

הַשׁוֹמֵר הַצָעִיר

ANGELICA EDNA CALO LIVNE

Mariana Temido, secretaria general del movimiento juvenil “Hashomer Hatzair” ha contactado conmigo hace algún tiempo desde Brasil. Está escribiendo un libro sobre la mujer en el movimiento juvenil y me ha pedido contar mi experiencia.

Me ha hecho muy feliz porque el periodo de mi vida transcurrido en Lungotevere Sanzio nº 14, entre los locales del Ken en el sótano y el Colegio Rabínico en la última planta, ha sido imprescindible para el resto de mi vida. Entré en el Ken de Hashomer Hatzair en Roma inmediatamente después de mi Bar Mitzvá, casualmente. Debía llamar a mi hermano. Tenía 12 años y él 9. En aquellos tiempos era una tipa solitaria y selectiva. Tenía dos buenas amigas con las cuales compartía secretos y pensamientos. Tenía muchos primos y una secreta seguridad en mi misma debida al hecho de que sabía cantar, bailar, recitar y era una excelente alumna, por lo que era habitualmente elegida para participar en los espectáculos de la escuela “Vittorio Polacco” y de la Comunidad judía. Pero era muy consciente del hecho de que haber nacido “fémina” me relegaba a una posición de segundo plano en el cuadro familiar.

Aquel sábado por la tarde cambió prácticamente el curso de mi vida. Entré tímidamente en el pasillo que conducía al gran salón. Chicos de todas las edades corrían, gritaban, sonreían y se empujaban para llegar al mifkad. Fui agarrada por un brazo. “Eh, ¿por qué no vas con tu Kvuzá? Apúrate” Miré horrorizada a aquel muchacho sonriente que todavía me agarraba el brazo. “No, no, solo he venido a llamar a mi hermano ¡¡¡” “Pero, espera, ¿cuántos años tienes?. Entonces, aquella debería ser tu Kvuzá, soy el Haluzim. Yo soy Dancik, tu madrich ¡*”. Habría querido desaparecer …. pero me quedé. Y volví también el sábado siguiente. Me habitué bastante pronto a aquel fantasmagórico caos. Aprendí a dar la mano a los muchachos cuando se hacían las danzas israelíes después del Mifkad. Aprendí quien eran Byalik y Morejai Anilewitch y Hanna Senesh y Haviva Reik se conviertieron en mis heroinas. Después, un día fui elegida para bailar “El ginat Egoz”, del Cantar de los Cantares, en un gran evento del Adei-WIZO y desde entonces me convertí en la organizadora oficial de los eventos del ken e iniciamos a colaborar con el Keren Kayemet, Keren Hayesod y las otras instituciones judías con coreografías de danzas isarelíes, espectáculos y colecta de fondos para Israel. A los 14 años entré a formar parte del Colegio rabínico bajo los auspicios del Rabino Elio Toaff. Era la única chica del curso en el que estudiaban chicos que se convertirían en el futuro en Rabinos Jefe de Padova, Verona, Milano, Venezia. Era veloz, y había aprendido a responder mirando a mi interlocutor a los ojos, pero cuando debía presentarne al examen de admisión me aconsejaron no revelar al Rabino Toaff que frecuentaba Hashomer Hatzair porque no me habrían aceptado. Era un movimiento laico y para mi era importantísimo continuar estudiando el hebreo, la Torah, la Mishná, el Talmud ¡ Lo puse todo de mi parte y el examen fue perfecto …. y recién terminado dije enseguida que estaba en el H.H. Y que estaba a punto de convertirme en madrichà. El Rabino Jefe apreció mucho mi sinceridad y permanecí tanto en el colegio como en el ken hasta mi Aliyah e incluso recibí su bendición con todo el afecto.

Me convertí en madrichà. El Hashomer crea un grupo de jóvenes que sigue un ideal, se rebela, cambia y se renueva. Para realizar el sueño hay necesidad de estar juntos, del debate, de la controversia, del trabajo físico que une, que da la fuerza de continuar para obtener la gratificación del éxito común. Nos habíamos integrado muchos y fue formada la kzuvà del Maapilim bajo la dirección de Orale. La unión de Haluzim y Maapilim fue denominada Gdud Beit Alfa. Cada uno de nosostros se convierte en la espiga de un mosaico común y parte de un diseño más grande. El grupo era la nueva familia. En un proceso maieútico nos ayudamos el uno al otro a descubrir talentos desconocidos. Resultamos impactados por un espíritu nuevo, mágico, que despertaba y acentuaba el carisma personal desconocido, el sentido de la colectividad, la ayuda reciproca y el afecto. El ken se convierte en casa, alegría y realización. El individuo tiene necesidad de un grupo y nosotros, a través de nuestra kzuvá y la actividad en el ken, descubrimos la sensación que se siente saliendo de la “caverna platónica” (….) permanecimos cegados de luz pero el apoyo de los javerim de los madrichim y después de los chanichim que se convierten en compañeros de viaje, testigos y cómplices, crearon nuevas energías. Se creó un nuevo lenguaje que nos era desconocido antes de entonces, hecho de nuevos valores: las excursiones a pie, la naturaleza, los planes de trabajo, el machané, las noches en la tienda. Y aquí se inició el conflicto con mi familia. Sobre todo con mi padre, bendita sea su memoria. Mis padres eran muy activos en la Comunidad judía, Papá actuaba dentro de Maccabi y de Keren Hayesod y había sido uno de los fundadores de la defensa judía en la escuelas y en las sinagogas de Roma. Mamá estaba muy activa en la WIZO. Ambos estaban muy orgullosos de mi colaboración en todas las instituciones judías y del hecho de que siempre era elegida para representar a los jóvenes judíos de Italia, como cuando la Primera Ministra Golda Meir visitó Roma en 1972. Pero de repente se dieron cuenta de que el ideal de Hashomer Hazair era la Aliyah, dejarlo todo para trasladarse a Israel. ¿Cómo podrían haber permitido a una muchachita de buena familia este escándalo? Las discusiones comenzaron cuando tenía 15 años. “Desde este momento debes olvidar el ken. No puedo dejarte trasladarte a un campamento en el que chicos y chicas duermen juntos en la misma tienda. Túe eres una señorita. Tu hermano puede hacer lo que quiera. Tú no. Tú no puedes permitírtelo ¡” dijo mi padre categórico. Era la víspera del Machane Kaitz. Estaría en Gragnola, en Toscana. Era madrichá de los Habbonim. Estaban todos de mi lado (….) Fue una tragedia. Lloré durante tres meses seguidos. Mis padres organizaron un megaviaje a Sicilia con toda la familia y yo pasé todo el mes de Agosto con la cara propia de Tishá ´BeAv.

Cuando volvimos a Roma fui convocada a la Moezet Madrichim. Fui a escondidas (por primera vez … y también la última de mi vida hice algo a escondidas) porque mi padre me había prohibido volver a acercarme al ken. Cuando entré en la Mazkirut estaban todos los bogrim y madrichim. Con una expresión seria y severa me dijeron: “Desgraciadamente, Edna, has demostrado que tienes otros intereses y que la Kvuzzà de la que eres marichà y tus javerim no son lo bastante importantes para ti. Has preferido un viaje cómodo de turista en Sicilia a una machanè importante y a un seminario”. Sabían todos de la lucha con mis padres, para “educarlos” en el nuevo lenguaje y en los nuevos valores que había adquirido entrando en el ken. Tenía el corazón en pedazos y las lágrimas queriendo explotarme dentro de los ojos. Todos me miraban en silencio. Algunos con los ojos bajos. “Lo he intentado …. he intentado explicar, rebelarme …”, dije, tratando con todas mis fuerzas de evitar las lágrimas. “Lo lamentamos, tu kvuzá de los Habbonim pasará a David Gerbi. Él será el nuevo madrich. Tú, por ahora, si vuelves al ken, podrás ser la responsable de la nikkayon, de la limpieza” (….) Eran las 17:10. Tenía una cita con mi padre a las 17:00 ante el Templo, en la otra orilla del Tevere. Sobre Ponte Garibaldi, el puente que debía atravesar a pie, había una manifestación estudiantil, policía, gritos …. estaba desesperada. Recuerdo que pensé: “Me lanzo al Tevere …. o me matará mi padre cuando descubra que he venido al ken ¡ Y nada me importa porque tanto sin mi kvuzà como sin mi ken no tengo motivos para vivir … ¡ Tenía solo 15 años, Vivía para las pelulot, para las sichot con mis chanichim, para las tardes de danzas israelíes, para el pensamiento de que un día me dirigiría a coronar mi sueño en Israel. Alcé los ojos y vi a mi padre fuera del ken. Esperaba de pie al lado de nuestro Fiat. Una 124 coupé color turquesa. La cara oscurecida … Fue allí donde se produjo la explosión: “No me importa nada, Papá. He perdido todo: mi kvuzza, mis javerim. La estima de mis madrichim ¡¡”. “Sale”, me dice de modo tranquilo. Cuando nos sentamos, sin dirigirme la mirada, mirando hacia adelante nos dice: “No has perdido nada ¡ Has sido capaz de plegarme con tu fuerza. Serás capaz de obtener cualquier cosa que quieras en tu vida, puedes volver al ken ¡”. “Pero papá, ¿no entiendes? Como máximo podré ser responsable de la limpieza” “Harás también esto. No te preocupes ¡¡ Dentro de un mes seráns nuevamente una madrichà. Verás ¡” Volví al ken y al cabo de un mes creé la Kvuzá Yehudá (cosas del destino …. después de algún año cumpliría mi Aliyah en Sasa y me enamoraría de mi futuro marido Yehudá). Mis padres y muchas de las familias de mis chachinim aprendieron el nuevo lenguaje hecho de sionismo, colectividad, ideales. En 1975 cumplí mi Aliyah y desde entonces (a parte de los 4 años de ahichut del Hashomer Hazair en Roma) vivo en el kibbutz Sasa.

Estoy agradecida al movimiento juvenil donde la norma es la positividad. Las diez leyes del Shomer, como las de los scout, los planes de trabajo, la educación informal crean el Hombre y la Mujer nuevos: en camino paralelo, atentos al sufrimiento, a la injusticia, dispuestas a reaccionar y a contribuir con sus propias potencialidades. La meta es el Bien, la valentía, la laboriosidad, el amor por las criaturas y por la naturaleza. Estoy agradecida por los valores que eran entonces y son hoy la respuesta judía positiva al antisemitismo, al materialismo y al vacío. El Hashomer Hazair me ha dado los instrumentos para crear una nueva realidad, para alcanzar el sueño. El ánimo de los Shomer permanece impregnado por siempre de sensibilidad hacia el otro, se convierte en parte y motor de la comunidad en la que se elige vivir. La educación humanista impartida en el movimiento da legitimidad para ser positivos, para desear una sociedad más justa y para apoyar a los más débilesy exhorta a la iniciativa, a la curiosidad, al valor de comprometerse y aceptar al otro. Los valores adquiridos en la juventud me dan la energía para continuar contruyendo una realidad fundada sobre la educación en la socialidad, el trabajo, el dinamismo y la laboriosidad. Mi teatro cultural del Arcobaleno, la Fundación Beresheet LaShalom para educar en el diálogo y mis cursos de Educación Humanista en la Facultad de pedagogía de Tel Hai son en gran parte el inestimabe patrimonio que he recibido en el kent.

A propósito, en 1977, desbordados por el entusiasmo y por su determinación para realizar cualquier cosa por Israel, también mis padres ejercieron su Aliyah. Y ahora descansan en paz en Herzlya.

Yehudá y yo hemos iniciado nuestra bella historia después de la Shmoria en Galilea en 1976. Nuestros cuatro hijos han estado todos en Shnat Sherut, un año de voluntariado en el Hashomer Hatzair antes de enrorlarse en el Tzahal. Y en el Kibbutz …. dicen que tenemos un alma con la hulza shomrit.

Publicado en Moked (portale dell´ebraismo italiano) el 20-9-2017 y traducido por Administrador, aquí puede verse el original.

Anuncios

El transporte del futuro ya está aquí

El mundo está cambiando, y también el sector de los transportes está destinado a cambiar. Los factores que están detrás de este cambio de paradigma (probablemente el más importantes desde 1908, año en que aparece la histórica Ford T) son múltiples. Con certeza, juega un papel de absoluta relevancia y urgencia la creciente atención hacia el cambio climático, especialmente en las economías avanzadas. Con razón se quieren reducir las emisisones de gas de efecto invernadero, como el anhídrico carbónico (CO2) y el óxido nitroso (N2O). Entre los sectores a los que se pide un cambio de rumbo están los transportes, particularmente el automóvil.

En Noruega, por ejemplo, se está evaluando la posibilidad de prohibir, o al menos desincentivar, la venta de coches con motor a combustión interna (MCI) para el 2025. En Suecia, el Ministro de Medio Ambiente ha pedido a la Unión Europea prohibir la venta de vehículos con MCI a partir de 2030, y una conocida empresa local del sector automovilístico ha declarado que desde 2019 producirá solo autos eléctricos e híbridos. Todavía, también en Francia se ha hablado de vetar los autos con MCI en 2040, y parece que el Reino Unido también se está moviendo en aquella dirección.

Procede no ceder a las simplificaciones y banalizaciones. Por ejemplo, los automóviles no son ciertamente la única tecnología humana que emite dañosos gases de efecto invernadero. Las grandes naves portacontainer, verdaderos y auténticos colosos del mar responsables del comercio internacional, llegan a emitir más hexafluoro de azufre (SF6) y N2O de todo el parque automovilístico mundial, dado que estas naves no usan solo diesel sino el cd bunker, un aceite combustible con alto contenido en azufre. Aun, pasar de los autos con MCI a los EV (vehículos eléctricos) podría significar en ciertos casos simplemente “desplazar” el lugar de emisión del gas con efecto invernadero. De hecho, aunque producir electricidad puede tener graves efectos contaminantes, por ejemplo, si se usan centrales termoeléctricas alimentadas con carbón.

Pero el mundo se dirige hacia el auto eléctrico, y esto es un hecho. Así como es un hecho que los EV se han convertido en uno de los sectores de inversión preferidos por los grandes emprendedores de Silicon Valley, que gracias a sus importantes recursos financieros y técnico-científicos han dado un enorme impulso al sector (aunque, como es bien notorio, los primeros ejemplares como tal de EV fueron concebidos en Europa a finales del siglo XIX, y en 1971 el Lunar Rover, usado en la Luna por los astronautas americanos David Scott y Jim Iewin era, precisamente, un EV.

Es, sin duda, cierto que los EV pueden ser cruciales en hacer más verdes, accesibles y salubres las grandes (y pequeñas) metrópolis del planeta, especialmente considerando que hoy en día más de un ser humano de cada dos vive en una ciudad (y este dato podría desembocar en un 70% en 2050). No casualmente, en paralelo con el desarrollo de los EV tiene lugar también el desarrollo de las bicis, más o menos eléctricas: las bicicletas de carga, son cada vez más usadas por las empresas especializadas en la entrega de mercancías; en el Norte de Europa, por ejemplo en Alemania, se inaguran autopistas exclusivamente para ciclistas (Radschnellweg); y ciudades como Amsterdan, Berlín o Copenaghe están hoy en día más preparadas para la bicicleta (y el peatón) que para el coche.

No es, sin embargo, solo cuestión de sostenibilidad ecológica. Otro factor destinado a cambiar el sector de los transportes son las nuevas exigencias sociales. Por un lado, como se ha dicho, el mundo está cada vez más urbanizado: ya en 2020, según las estimaciones, Tokio tendrá casi 40 millones de habitantes. Delhi rozará los 30 millones, Pekín los 25 millones. Megalópolis como estas, ya hoy al borde de la congestión, no podrán prescindir de transportes inteligentes, tanto a nivel de vehículos privados como de medios públicos. Y esto valdrá también para los centros urbanos (bastante más pequeños, pero en todo caso estratégicos) de Occidente.

En Europa y Norteamérica (pero también en Japón, Corea del Sur, y también la China costera) los grandes temas son dos. El primero es el envejecimiento de una población que sin embargo no renuncia, justamente, a la movilidad. Por otro lado, las economías avanzadas de complejidad creciente, en las que el auto cada vez es más percibido como una comodidad, no como un activo clave. Hoy, un joven puede desplazarse con facilidad también sin poseer un auto, a diferencia de cuanto era joven yo, gracias a una gama vastísima de opciones: desde la bici (eléctrica o normal) a los trenes veloces, del car pooling (compartir coche) a los buses super-económicos, junto a los nuevos, y controvertidos, servicios de transporte privado. En Japón, patria de algunos de los colosos de la automoción global, ya hoy muchos jóvenes ni se molestan en sacar el carner de conducir.

Estas tendencias apuntan hacia la automatización de los medios de transporte y el compartir los mismos. Y podrían confluir en un nuevo medio de transporte que algunos expertos americanos describen con el acrónimo SAEV: shared autonomous electric vehicle. Quede claro: estas son previsiones y nada debe darse por descontado. Una larga fase de precios bajos del petróleo, por ejemplo, podría alargar la vida de los autos con MCI. Los EV, como alguien ha dicho, son baterías sobre ruedas, y por tanto, las materias primas con las que se construyen estas baterías, por ejemplo, el litio, se convertirán en cada vez en más estratégicas.

Pero entiendo que puedo decir con una cierta seguridad que en los próximos veinte o treinta años dos conceptos despuntarán en el sector de los transportes: sostenibilidad e inteligencia. Esto se traducirá, por ejemplo, en autos con un menor impacto ambiental, no solo gracias a nuevos tipos de alimentación, sino también en virtud de nuevos materiales y nuevas modalidades de diseño y construcción (el CAE, ….), y significará un diseño aun más inteligente de los medios, y al mismo tiempo más software y electrónica a bordo. Añado, pero claramente a beneficio de inventario, un tercer concepto: personalización. Que podría significar, al menos para los que gozan de más bienestar, coches cada vez más construidos con base en el cliente y en sus deseos, y que tenderán a transformarse en plataformas hardware a adaptar con el software ( y otro hardware).

He aquí por qué las empresas del sector de los transportes, comenzando por aquellas que giran sobre el mundo del automóvil, tienen frente a sí inmensos desafíos. Procederán, creo yo, cada vez más “fábricas dúctiles”; esto es, empresas polivalentes, dotadas de una inteligencia multiforme y rápida de aprender, multi-especializadas y capaces de unir fortísimos know-how tecnológicos con óptimas competencias técnicas (y artesanas, porque opera en las pequeñas producciones), caracterizadas por un enfoque flexible, multidisciplinar que tenga presente la contaminación.

Publicado el 17-9-29017 en la web GLISTATIGENERALI. Traducido por Administrador. Original; aquí.

África no existe

MARIO GIRO

Hablar de África es engañoso: hay muchas y muy diversas Áfricas.

Sin embargo, en Europa y en Italia tenemos una visión reductiva y desequilibrada del gran continente, visto esencialmente como una amenaza construida de migraciones, guerras y enfermedades.

Ahora, muchos observadores occidentales se concentran sobre el crecimiento demográfico: siguiendo las estimaciones de la ONU, en 2.100 los africanos serán al menos 4 miles de millones. En realidad, todos los países del continente, salvo Nigeria, están superpoblados y solo en 2.030 África volverá a tener aproximadamente la cuarta parte de la población mundial, que tenía antes de la trata de esclavos.

La prolongación de la vida es también una indicación del éxito de las políticas de desarrollo nacionales y globales: a pesar de las pandemias, se vive más y mejor. En África se concentran las últimas tierras libres cultivables del planeta: será, por tanto, muy necesaria para todos, vista la necesidad de comida en el planeta.

No es casualidad que China se interese en ello: el viceministro de comercio chino me planteaba su queja al levantarse por la mañana: “¿Qué dar de comer a 1,5 miles de millones de chinos?”. Además de China, se sitúan Turquía, India, Corea y países del Golfo.

Como Asia participa en la globalización con la manufactura, África podrá hacerlo con la agricultura y la industria de la comida.

Y sin embargo, Europa parece no estar convencida de ello; cree conocer ya al continente, esrá habitualmente irritada e insatisfecha, tiene una mala relación con los responsables. En definitiva: un comportamiento de rechazo.

Pero las Áfricas han cambiado mucho en estos años: bajo la retórica del anticolonialismo ha nacido una África nueva, de jóvenes generaciones más emprendedoras, con una clase media en crecimiento, mucha creatividad y ganas de hacer. También el empuje migratorio es hijo de este dinamismo.

Quizá los nuevos africanos ya no creen en los mitos del panafricanismo de antaño, pero seguramente buscan un verdadero partenariado que llamaría de “codesarrollo”. Inútil perder tiempo con la polémica trade or aid: está superada, tanto que también sobre el trade en Occidente existe rechazo.

La única elección posible es desarrollarse conjuntamente, pero si no fuese por algunos gobiernos -Francia, Alemania e Italia- y por la Comisión de la U.E., nadie en Europa se ocuparía de ello. Ahora llega el momento de la conexión de intereses: África es próxima no solo como amenaza (obsesión migratoria) sino también como oportunidad.

A Italia le es dada una política. Según Forbes, en 2016 Italia ha sido el primer inversor occidental en el continente, con más de 11 miles de millones: un salto considerable -y no únicamente mérito de la ENI*, como alguno podría creer-.

Centenares de nuestras empresas se están posicionando sobre el continente al que llegan las ONG del momento presente; un flujo contrario y un movimiento opuesto a aquel prevalente en la opinión pública.

Muchas iniciativas están naciendo , win win entre ambas partes. Más formación para los africanos comporta una mayor internacionalización de las empresas italianas – he visto nacer PMI* africanas con africanos regresados voluntariamente y empresas italianas traerse africanos a Italia.

El mundo productivo italiano está ya avanzado, está ya conectado con el mundo de la solidaridad. Y la nueva cooperación italiana: una ONG (CEFA) está implantando una central eléctrica junto a ENEL* en la África austral.

Se trata de un nuevo modelo: más que de “colonialismo solidario” -que evoca desagradables recuerdos- hablaría de “desarrollo común”, después del apartheid que de facto ha durado décadas.

Vivimos tiempos nuevos: ayuda y empresa se mezclan. Procede mirar a la cara a África para comprender.

Publicado en la revista italiana de geopolítica LIMES el 21-9-17. Traducido por Administrador (muy interesante ver el mapa), puede verse aquí el original.

*ENI = Ente Nazionale Idrocarburi.

*PMI = pymes.

*ENEL = Ente nazionale per l’energia elettrica

Depositada a pregunta sobre a “Marcha sobre Roma” coas 50 primeiras sinaturas (Parlamento italiano)

Pregunta a respuesta en Comisión.

Al Ministro del Interior -para saber – teniendo en cuenta que:

de las noticias en los medios de comunicación nos enteramos que el próximo 28 de octubre está convocada en Roma por Forza Nuova -una conocida formación política de extrema derecha- una cd. “marcia dei patrioti”, por medio de un llamamiento publicado en Facebook con el que se invita a los “camaradas” de cualquier parte de Italia a unirse y marchar sobre Roma “contra las leyes sobre el ius soli” y los “inmigrantes responsables de violaciones y actos de violencia”;

Resulta desgraciadamente evidente la absoluta no causalidad de la convocatoria de esta marcha en una fecha simbólica para el pasado régimen fascista, o sea, aquel 28 de octubre de 1922, cuando 25.000 camisas negras del Partido Nacional Fascista desfilaron sobre Roma, dando lugar a una manifestación que marcó, de modo simbólico, la subida al poder de Mussolini y el arranque de la dictadura fascista en Italia;

tal iniciativa es de particular preocupación en un momento en el que las noticias en los medios de prensa dan cuenta de frecuentes episodios de crónica caracterizados por acciones de violencia verbal o, a veces, física, por parte de diversas siglas reconducibles a ambientes de extrema derecha, contra inmigrantes, sacerdotes, exponentes políticos, periodistas, dejando así presagiar el clima y los tonos, así como las conexiones arriesgadas para el orden público, en que nos encontraremos en torno a la cd, marcha de los patriotas que arriesga con transformarse en una jornada trágica para nuestro País;

más allá de las fundadas graves preocupaciones de orden público, y más allá del carácter ofensivo para la memoria de cuantos han sacrificado su propia vida en defensa de nuestra República, es muy cuestionable -por los tonos y por los contenidos utilizados- la legitimidad de semejante “manifestación” en base a la normativa vigente, y en particular a la luz de las prohibiciones establecidas en la Ley n. 654 de 1952 (cd. Legge Scelba) y del Decreto Ley n. 122 de 1993, como convertido en la Ley n. 205 de 1993 (cd Legge Mancino): –

estas iniciativas urgentes se dirigen para que el Ministro interpelado adopte acciones para impedir que la iniciativa descrita en la introduccción pueda desarrollarse, así como cual es la opinión del Ministro interpelado en relación a la legitimidad jurídica de un movimiento como Fuorza Nuova.

FIANO, VERINI, MORANI, MALPEZZI, CARBONE ., CUPERLO G., DE MENECH R., DI MAIO M., FABBRI M., FAMIGLIETTI L., FERRARI A., GASPARINI D., GIACHETTI R., GIORGIS A., LATTUCA E., LAURICELLA G., MAURI M., MELONI NACCARATO A., NARDI M., PICCIONE T., POLLASTRINI B., RICHETTI M., SANNA F. ,AMODDIO S., BAZOLI A.,BERRETTA G.,CAMPANA M., DI LELLO M.; ERMINI D., FERRANTI D., GIULIANI F., GRECO M., GUERINI G., IORI V., MAGORNO E., MATTIELLO D., PINI G., ROSSOMANDO A., TARTAGLIONE A., VAZIO F., ZAN A., ROTTA, MICCOLI, FERRO, FIORIO, MORASSUT, META, MELILLI, BONACCORSI

Tomado del facebook de Enmanuele Fiano de 6-9-2017. Traducción realizada por Administrador.

Italia Ebraica (XXIV). “Adei-WIZO, 90 años de servicio y un futuro para construir”

        

Una nueva campaña de comunicación para relanzar una sigla histórica del hebraismo, que hace poco ha podido celebrar su 90 aniversario: la ADEI-WIZO, la asociación de referencia de la mujeres judías en Italia. “No ocultamos la verdad -escribe la asociación-. Con respecto a hace un tiempo, es mucho más difícil convencer, movilizar, activar a las personas. Pero en relación a cuanto sucede alrededor, no estamos mal. Tampoco los grandes partidos de masas son capaces de movilizar a sus afiliados, pero nosotros podemos afirmar que nos comprometemos cotidianamente para implicar a un gran número de personas. Lo hacenos -subrayan las nujeres de ADEI-WIZO- con actividades de todo tipo, por ejemplo con cursos de pintura, los cursos para hacer la jalá, los grupos de lectura, que vienen a ser los elementos que hemos elegido para una serie de spots promocionales de nuestras actividades”. De aquí parte realmente la nueva campaña dirigida a renovar la imagen de la asociación de las mujeres judías, con la implicación de 22 jóvenes convertidas en las protagonistas de los spots y del vídeo realizados por la agencia de comunicación de Daniel Fishman. “Hemos hecho creíbles y performantes imágenes que cuentan bien tanto lo que desarrollamos semanalmente en nuestras secciones, incluido el fundriasing, como los resultados concretos que en Israel derivan de ello, explican por ejemplo la última campaña que hemos emprendido a nivel nacional en ayuda de las mujeres etiopes, uno de los cientos de servicios y proyectos desarrollados por WIZO en Israel”. Se trata, subraya después la presidenta nacional Ester Silvana Israel, de “una campaña tanto de imágenes como de actuación concreta”. Nos hemos marcado el objetivo de implicar al menos 150 nuevas socias, en particular en las grandes comunidades de Roma y Milano. Con un spot -explica la presidenta- queremos de hecho encontrar nuevos jurados populares para el Premio Literario “ADEI-WIZO Adelina Dellla Pergola”. Es uno de nuestras joyas de la corona, una actividad que involucra y entusiasma a decenas de lectores, escuelas, casas editoriales. A través de los libros ayudamos a difundir el conocimiento del mundo judío en todas sus facetas”. El slogan elegido para representar las diversas almas e historias internas en la asociación es Different styles, same values, a common house: ADEI-WIZO.

Es un mensaje fuerte el que queremos lanzar a las mujeres judías italianas -concluye la presidenta Ester Silvana Israel-. A pesar de todo lo que los sociólogos digan, existe una realidad, como la nuestra, en la que vale la pena implicarse. Ya sea participando en lo que está proyectado como, sobre todo, y este es mi augurio, sugiriendo nuevas ideas e inspiraciones“.

Para adhesiones y mayores informaciones:

http://adeiwizo.org/

Publicado el 17-9-2017 en la web de MOKED (portal del judaismo italiano). Traducido por Administrador, aquí puede accederse al original.

Las mujeres y la paz

 

ANNA SEGRE

¿Las mujeres tienen una mayor propensión a la paz? ¿Y tienen los medios para obligar a los hombres a dejar de hacer la guerra y a intentarlo a toda costa hasta lograr compromisos aceptables para todos? Estaba convencido de ello Aristófanes, que en su comedia “Lisístrata” imagina que las mujeres de Atenas, Esparta y otras ciudades griegas organizan todas juntas una especie de huelga de sexo para obligar a sus maridos a sentarse en la mesa de negociaciones y poner fin a la guerra del Peloponeso. Y están convencidas de ello, aproximadamente 2.500 años después, los millares de mujeres israelíes y palestinas del movimiento Women Wage Peace-Nashim Osot Shalom (“Las mujeres hacen la paz”), hebreas, cristianas y musulmanas, religiosas y laicas, de derecha, izquierda y centro, que desde 2014 organizan encuentros y eventos para empujar a los líderes israelíes y palestinos a “alcanzar un acuerdo político para una solución del conflicto israelí-palestino, que garantice seguridad a largo plazo”. En vista del año nuevo judío y de las fiestas otoñales está programada “La strada della pace”, una serie de eventos en las cuatro esquinas de Israel, desde Sedirot a Nazareth, desde Jaffa a Jerusalém, acompañada de un manifiesto conjunto que será presentado en la Knesset en la apertura de la sesión invernal

En la comedia de Aristófanes (que fue puesta en escena mientras aun la guerra del Peloponeso se producía) las mujeres son acusadas de ser ingenuas o de connivencia con el enemigo, con un lenguaje sorprendentemente similar al de hoy (entonces no se hablaba todavía de “odio de sí”, pero por lo demás los discursos eran más o menos los mismos). Y vale la pena subrayar que las críticas al pacifismo hasta el final eran abundantes en el ambiente: Atenas era efectivamente una democracia en tanto Esparta era una oligarquía; no era fácil para los atenienses (y no sería tampoco justo) poner las dos ciudades en el mismo plano.

Desgraciadamente, la Lisístrata de Aristófanes no fue profética: después de la puesta en escena de la comedia de la guerra del Peloponeso, la guera prosiguió todavía durante años, con resultados ruinosos sea para Atenas, sea para Esparta. ¿Qué habría sucedido si las mujeres de toda Grecia hubiesen de verdad tenido la posibilidad de encontrarse y organizar iniciativas comunes? No lo sabremos jamás. En cambio, los próximos años nos dirán si el movimiento Women Wage Peace habrá producido resultados tangibles o habrá sido una generosa utopía. En el actual clima de desconfianza recíproca entre israelíes y palestinos la paz parace aun muy lejana y no me aventuraría a hacer previsiones. Me parece en todo caso significativo que el movimiento implique a mujeres con diversas opiniones políticas, observantes y no observantes, superando al menos en parte la tradicional dificultad e los movimientos pacifistas israelíes para encontrar apoyos fuera del mundo laico, askenazita y de izquierda. Cierto, también WPP por ahora es un grupo minoritario (por lo demás, ¿no lo era también el sionismo de los inicios?), pero esta transversalidad insólita induce en todo caso a esperar que la voz de las mujeres pueda contribuir en alguna medida a marcar la diferencia.

Con el deseo de que este 5778 que está a punto de iniciarse sea finalmente un año de paz.

Publicado el 15-9-2017 en la web de MOKED (portal del hebraismo italiano). Traducido por Administrador; original; aquí.

Italia Ebraica (XXIII). CDEC: “Fondazione Centro di Documentazione ebraica contemporanea”

          

En esta sección del blog que dedicamos al ebraismo italiano, además de sinagogas o barrios judíos del Belpaese, en otras ocasiones, hemos dedicado artículos a instituciones o centros de estudio y divulgación; de entre ellas, nos permitimos destacar el MEIS (“Museo nazionale dell ‘ebraismo italiano e della Shoah”), cuya sede, significativamente se halla en Ferrara, ciudad emiliana con fuerte impronta judía -también sefardita-, como lo son también, entre otras ciudades, Livorno o Venezia.

Organización sin ánimo de lucro, el CDEC se trata de un Institito histórico y cultural con sede en la ciudad lombarda de Milano, con domicilio concretamente en Via Eupili, nº 8.

Con impulso de la “Federazione Giovane Ebrei d´Italia ” (Federación de jóvenes judíos de Italia) se constituye esta asoaciación en 1955, dotándose en 1957 de sus primeros estatutos, en los que declara ser su objetivo “la investigación y el archivo de documentos de todo tipo relacionados con las persecuciones antisemitas en Italia y la contribución judía a la Resistencia”.

Constituida como Fundación desde 1986, además de aquellas funciones a las que se ha hecho referencia, tiene un peso determinante en su actuar la divulgación, centrándose siempre en la vida de los judíos y las comunidades judías del Belpaese en nuestra contemporaneidad.

Archivo (sea de documentos, fotografías o materiales audiovisuales), convenciones o muestras, así como seminarios y cursos, o promoción de publicaciones y documentales, entre otros, forman el elenco de actuaciones de la hoy Fundación CDEC.

Su archivo cuenta, desde 1992, con el reconocimiento de ser considerado “de notable interés histórico” por la Soprintendenza per i Beni Archivistici della Lombardia.

Una institución y un lugar que merecen, pues, un espacio en nuestro recorrido por la Italia Ebraica.

En su web podemos encontrar, por ejemplo, una librería digital, la Muestra sobre la Shoah en Italia, el Observatorio sobre el antinemitismo o el apartado “I nomi della Shoa italiana”.

Dirigida por Gadi Luzzatto Voghera, se trata sin duda de un espacio a tener muy en cuenta en una ciudad dotada de tanta memoria historica como Milano.

Enlace al sitio: www.cdec.it.